Cuando sufrimos una lesión, en muchas ocasiones existe la posibilidad de optar por un tratamiento conservador o quirúrgico. Siempre dependerá de diferentes factores: tipo de lesión, edad, patología asociada, tiempo disponible de recuperación, ocupación…

Nuestro equipo estará encantado en estudiar pormenorizadamente su caso y ofrecerle la solución que mejor se adapte a usted y su lesión.

Dentro de los tratamientos no quirúrgicos, encontraremos diferentes opciones no invasivas (o poco invasivas) como la terapia física y rehabilitación, los tratamientos farmacológicos para alivio del dolor y otros síntomas, las infiltraciones y ciertas técnicas poco invasivas como la radiofrecuencia.

En general, el tratamiento conservador suele ser la primera opción (o al menos, debería serlo) para tratar de solucionar el problema en la mayoría de los casos. Si la lesión es susceptible de mejorar de esta forma, es recomendable empezar por dicho tipo de tratamiento.

En otros casos, tales como gran parte de fracturas desplazadas, lesiones ligamentosas con inestabilidad, o patología degenerativa avanzada, puede ser imprescindible realizar un tratamiento quirúrgico de las mismas para obtener un buen resultado.

Otros tratamientos frecuentes en ortopedia y traumatología son los diferentes tipos de inmovilizaciones y órtesis. En general, cada vez tendemos más hacia la realización de tratamientos funcionales que reduzcan los tiempos de recuperación y permitan la reincorporación lo antes posible a las actividades previas a la lesión.

Si resulta imprescindible el empleo de inmovilizaciones, ya sea de forma aislada o como complemento a la cirugía, ponemos a su disposición los últimos avances en estos dispositivos, resultando más cómodo su empleo.

CONTÁCTANOS

Rellena nuestro formulario de contacto y atenderemos tu solicitud con la mayor brevedad posible.