La articulación de la rodilla está formada por tres partes: los cóndilos femorales, la meseta tibial y la rótula. Cuando tenemos la rodilla sana, el cartílago que recubre los componentes se encuentra liso, suave y permite los movimientos sin dolor.

Cuando la articulación enferma, los cartílagos se deterioran y el paciente comienza a sentir dolor, rigidez y limitación funcional, disminuyendo la calidad de vida.
Diferentes enfermedades producen este deterioro articular, siendo las más frecuentes la artrosis, enfermedades reumáticas como la artritis reumatoidea, la espondilitis anquilopoyética, etc.
La sustitución total de rodilla consiste en la sustitución de la articulación de la rodilla, que ha sufrido un desgaste importante, por una prótesis.
Esta prótesis va a permitir recuperar el normal funcionamiento de la rodilla, eliminando el dolor intenso que sufren estos pacientes tanto al caminar como en reposo. De este modo el paciente va a poder recuperar la calidad de vida perdida y volver a caminar con normalidad.
La Artroplastia total de rodilla es una de las intervenciones quirúrgicas con más éxito de la historia de la medicina, porque el 95 % de los pacientes consiguen resultados de buenos a excelentes, y la tasa de supervivencia de la prótesis convencional es del 94 % a los 10 a 15 años.
Hoy en día existen diferentes modelos de prótesis de rodillas. Cada tipo de prótesis se ajusta a unas necesidades y a un tipo de paciente concreto, y es por esto que el tratamiento de cada paciente es individualizado, implantándole la prótesis que mejor se ajusta a sus necesidades.

CONTÁCTANOS

Rellena nuestro formulario de contacto y atenderemos tu solicitud con la mayor brevedad posible.